dieta-cetogenica

¿Qué es la cetogénesis y por qué podría frenar el cáncer?

20 febrero, 2015
2540 Views

Según las últimas investigaciones, una clave importante en la lucha contra el cáncer podría ser el tipo de dieta. Las dietas cetogénicas, bajas en hidratos de carbono y altas en grasas, pueden ser una herramienta terapéutica excelente en la lucha contra la enfermedad.

Cuando se sigue una dieta baja en hidratos de carbono y alta en grasas, encontramos en el organismo una cantidad elevada de los productos derivados del metabolismo de las grasas, los llamados cuerpos cetónicos. Es por este motivo por el cual las dietas que reúnen estas características se conocen con el nombre de dietas cetogénicas.
Este tipo de dietas han sido sometidas a diversos estudios para evaluar el efecto que tienen en el organismo a muchos niveles, entre los que se incluyen potenciales efectos beneficiosos en pérdida de peso y enfermedades como diabetes, alzheimer y cáncer, entre otras enfermedades (1).

En el caso del cáncer, según algunos estudios científicos (2), la dieta cetogénica podría proveer energía suficiente para el correcto funcionamiento del resto de los tejidos mientras provoca una interferencia con las principales vías de supervivencia del cáncer.
En 1921(3) ya surgieron algunos interrogantes frente a esta posibilidad de tratamiento cuando en pacientes diabéticos se observó que en aquellos que desarrollaban cáncer, desaparecía la secreción de glucosa en la orina.

Para entender, a grandes rasgos, porqué una dieta alta en grasas y baja en carbohidratos podría influir en la paralización y muerte de las células cancerosas, debemos hacer referencia al llamado “Efecto Warburg”.

Warburg fue un fisiólogo alemán que en los años 30 recibió en el premio Nobel de Fisiología. Otto Warburg estableció la hipótesis de que las células del cáncer producían energía de una forma diferente al resto de células. La diferencia radica en que las células no cancerosas, de una manera general consiguen sustento energético a partir de la glucosa, mediante un proceso metabólico en el que el oxígeno tiene mucho que ver. Sin embargo, cuando el efecto Warburg tiene lugar, la célula actúa como si el oxigeno no estuviese presente, aún estándolo, siendo necesario usar una mayor cantidad de glucosa para obtener energía. El resultado es que las células malignas necesitan para sobrevivir unas 200 veces más glucosa que el resto de células (3).

De una manera muy simplificada, y sin entrar en la multitud de pasos metabólicos y gran número de detalles que se han tenido en cuenta en los estudios referentes a este tema, podemos deducir con lo anterior, que si disminuimos la cantidad de glucosa disponible, las células cancerosas no podrán sobrevivir y ¿cuál sería la manera de hacer esto? Disminuir los hidratos de carbono de la dieta.

Las dietas cetogénicas podrían ser diseñadas con alimentos de alta calidad e incluso se plantea la posibilidad de combinarlos con compuestos con propiedades potencialmente beneficiosas contra el cáncer como los ácidos grasos omega 3, la curcumina o los polifenoles del té verde (2).

Realmente los estudios focalizados en la influencia de las dietas cetogénicas en el cáncer arrojan muchas esperanzas. Sin embargo, aún se debe seguir investigando para que se puedan hacer afirmaciones más contundentes, en las que se tengan en cuenta de forma lo más inequívoca posible el gran número de causas y efectos, ya que sobre todo cuando se trata del organismo humano son muchas las variables que influyen.

En cualquier caso, para que una dieta de estas características no tenga consecuencias indeseadas y se lleve a cabo de una manera correcta, los patrones alimentarios deben ser diseñados, supervisados y sometidos a seguimiento siempre por profesionales de la nutrición y la salud.

Bibliografía


1. Stafstrom, C. E., & Rho, J. M. (2012). The ketogenic diet as a treatment paradigm for diverse neurological disorders. Frontiers in pharmacology, 3.

2. Klement, R. J. (2013). Calorie or carbohydrate restriction? The ketogenic diet as another option for supportive cancer treatment. The oncologist, 18(9), 1056-1056.

3. Klement, R. J. (2014). Mimicking caloric restriction: what about macronutrient manipulation? A response to Meynet and Ricci. Trends in molecular medicine, 20(9), 471-472.

4. Klement, R. J., & Kämmerer, U. (2011). Is there a role for carbohydrate restriction in the treatment and prevention of cancer. Nutr Metab (Lond), 8(75), 75.

5. Schmidt, M., Pfetzer, N., Schwab, M., Strauss, I., & Kämmerer, U. (2011). Effects of a ketogenic diet on the quality of life in 16 patients with advanced cancer: A pilot trial. Nutr Metab (Lond), 8(1), 54.

6. Lv, M., Zhu, X., Wang, H., Wang, F., & Guan, W. (2014). Roles of Caloric Restriction, Ketogenic Diet and Intermittent Fasting during Initiation, Progression and Metastasis of Cancer in Animal Models: A Systematic Review and Meta-Analysis. PloS one, 9(12), e115147.

7. Allen, B. G., Bhatia, S. K., Anderson, C. M., Eichenberger-Gilmore, J. M., Sibenaller, Z. A., Mapuskar, K. A., … & Fath, M. A. (2014). Ketogenic diets as an adjuvant cancer therapy: History and potential mechanism. Redox biology, 2, 963-970.

Laura Moreno, diplomada en Nutrición Humana y Dietética, licenciada en Ciencia y Tecnología de los Alimentos y Máster en Nutrigenómica y Nutrición Personalizada. Responsable del área de nutrición y cáncer en OncoDieta

Comentarios